Facebook Twitter Contacto Contacto de Prensa Hacé tu donación
     

Información General

Banner
Banner
Banner
  • Publicidad, promoción y patrocinio

    publicidad kioskoLa industria tabacalera gasta millones de dólares anualmente para comercializar sus productos a través de la puesta en práctica de acciones de publicidad, promoción y patrocinio que tienen como fin incentivar el consumo de tabaco e influir en las actitudes relacionadas con el tabaco. A través de la publicidad de sus productos, la industria tabacalera intenta instalar la idea de que el consumo de tabaco es algo habitual y socialmente aceptable. De esta manera, logran debilitar las campañas de salud pública desacreditando las advertencias sobre las consecuencias del tabaco para la salud .

    Ha sido demostrado que la legislación que establece la prohibición completa de publicidad, promoción y patrocinio de productos de tabaco reduce el consumo en toda la población, más allá del nivel de ingreso y del nivel educativo. En cambio las restricciones parciales carecen de efectividad  para la reducción del consumo, dado que la publicidad que se prohíbe por un canal comunicacional se despliega por otro, por lo que no se logra el efecto buscado, que es la reducción del consumo y la protección de la salud pública.

    La industria tabacalera desarrolla masivas campañas de comercialización para promover el consumo de tabaco orientadas a grupos específicos como los jóvenes y las mujeres. Dado que ha sido demostrado que la publicidad, la promoción y el patrocinio incrementan la iniciación del consumo de tabaco, la prohibición completa de estas formas de comercialización es una de las medidas más eficaces para luchar contra la epidemia del tabaquismo. Por este motivo, la prohibición de la publicidad, la promoción y el patrocinio del tabaco debería ser tan amplia como la Constitución Nacional lo permita; deberá ser integral y aplicarse a toda forma de publicidad, promoción y patrocinio abarcando todos los canales comunicacionales posibles.

  • Industria tabacalera

    sticke espanolEl mercado global del tabaco es un negocio valuado en U$S 378 mil millones, mayor al PBI de países como Noruega o Arabia Saudita.  Sólo 5 empresas transnacionales controlan más del 85% del mercado mundial del tabaco. El gasto en publicidad para que un producto mortal se vea deseable y glamoroso es, sólo en EE.UU., de U$S 35.000.000 por día.

    A pesar de que en 2008 5.4 millones de personas murieron por causas vinculadas al consumo de tabaco, la industria tabacalera sigue desarrollando estrategias para aumentar sus ventas, impedir la implementación de legislación que limite la comercialización, el consumo y la publicidad y crear una buena imagen ante la opinión pública. Si los gobiernos no toman medidas para frenar el crecimiento de esta industria, las muertes por tabaco crecerán a 8,3 milliones al año para el 2030.

    La industria tabacalera produce y promueve un producto que es adictivo y es causa de enfermedad, discapacidad y muerte. Sus objetivos y el desarrollo de políticas de salud pública son irreconciliables. Cuando un gobierno admite su influencia, está protegiendo las ganancias de las transnacionales del tabaco a costa de la vida y la salud de la población.

    Las tabacaleras emplean diversas estrategias para aumentar su negocio: 

    • Utilizan a terceros a través del lobby con otros sectores clave, como el hotelero-gastronómico, que funcionan como grupos de fachada para defender su negocio.
    • Compran consultores científicos para difundir investigaciones sesgadas que respondan a sus intereses.
    • Financia a gobiernos y ONG a través de programas de responsabilidad social corporativa que sirven para limpiar su imagen y comprar silencio pero son ineficaces para reducir el consumo de tabaco.
    • Interfieren en la sanción de legislación obstaculizando las iniciativas eficaces para el control del tabaco y promoviendo medidas que sólo sirven para proteger su negocio.

     

    Cómo reducir la interferencia de la industria tabacalera en las políticas de salud pública

    El Convenio Marco para el Control del Tabaco de la Organización Mundial de la Salud (CMCT) es la respuesta sanitaria internacional a las estrategias de mercado globales que utiliza la industria para incentivar el consumo de tabaco. El artículo 5.3 CMCT compromete a los países parte del tratado a proteger sus políticas de salud pública de los intereses comerciales y otros intereses de la industria tabacalera.

    Las directrices al artículo 5.3, desarrolladas para implementar el CMCT, enuncian una serie de medidas efectivas para poder llevar adelante este compromiso. Estas directrices se aplican a funcionarios, representantes, asesores y empleados de cualquier organismo de gobierno o institución pública nacional, provincial o municipal que tenga algún vínculo con las políticas de control de tabaco.

    Según las directrices al artículo 5.3, para proteger las políticas de salud pública de los intereses de la industria tabacalera, los gobiernos deben:

    1. Concientizar sobre la naturaleza adictiva y perjudicial de los productos de tabaco y sobre la interferencia de la industria tabacalera en las políticas de control del tabaco de las Partes.
    2. Establecer medidas para limitar las interacciones con la industria tabacalera y asegurar la transparencia de las que se produzcan.
    3. Rechazar las alianzas y los acuerdos con la industria tabacalera que no sean vinculantes o de obligado cumplimiento.
    4. Evitar conflictos de intereses para los funcionarios y empleados públicos.
    5. Exigir que la información proporcionada por la industria tabacalera sea transparente y precisa.
    6. Desnaturalizar y en la medida de lo posible reglamentar las actividades que la industria tabacalera describe como «socialmente responsables», incluidas las actividades descriptas como de «responsabilidad social institucional», pero no limitadas a éstas.
    7. No conceder trato preferente a la industria tabacalera.
  • Ambientes 100% libres de humo

    No hay ningún nivel seguro de exposición al aire contaminado por humo de tabaco. La implementación de ambientes 100% libres de humo en todos los sitios cerrados de acceso público y lugares de trabajo es la única manera de garantizar que todas las personas estén protegidas.

    En 2011 Argentina sancionó la Ley Nacional N° 26.687 de control de tabaco que establece la implementación de ambientes 100% libres de humo en todos los espacios cerrados de acceso público y lugares de trabajo. A pesar de este gran avance, el 25% de los trabajadores y trabajadoras  aun está expuesto al humo de tabaco ajeno, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo 2013.  

    Un ambiente es 100% libre de humo de tabaco cuando no está permitido fumar en su interior y no admite falsas soluciones como los sectores para fumar, la separación estructural, la ventilación o los aparatos purificadores de aire. Esto implica, por lo tanto, que sólo está permitido fumar al aire libre y lejos de las aberturas para evitar que los tóxicos del tabaco ingresen y contaminen los espacios interiores.

    La comunidad científica internacional ha establecido que los ambientes cerrados totalmente libres de humo de tabaco son una de las herramientas más eficaces para controlar la epidemia del tabaquismo y proteger a todas las personas de los efectos de la exposición al humo de tabaco ajeno. Por este motivo, deben aplicarse a todos los espacios cerrados de acceso público y lugares de trabajo.

  • Advertencias sanitarias

    advertencias2

    Los paquetes de cigarrillos son un medio de comunicación esencial para la industria tabacalera. El diseño de los paquetes de cigarrillos es un medio imprescindible para lograr el reconocimiento de la marca y promover las ventas. A través del empaquetado se construye la imagen de la marca que contribuye a disociar el acto de fumar con el daño que ocasiona el consumo de tabaco . De esta manera, la industria tabacalera promueve el consumo de sus productos apelando a ideales de bienestar, seducción, glamour, delgadez y hombría, entre muchos otros. Para las personas que fuman, y especialmente para los adolescentes, el paquete de cigarrillos representa una insignia que habla de cómo quieren que los demás los vean.

    Las etiquetas con advertencias que incluyen imágenes comunican con eficacia los riesgos del consumo de tabaco.

    Los paquetes de cigarrillos son un medio efectivo para publicar los mensajes sobre el impacto nocivo del consumo de tabaco. Las investigaciones demuestran que las etiquetas de advertencias eficaces aumentan el conocimiento sobre los riesgos asociados con el consumo de tabaco y pueden tener influencia en disminuirlo.

    La inclusión en los paquetes de advertencias sanitarias grandes e ilustrativas puede motivar a las personas que fuman para que dejen de fumar, pueden desalentar el inicio del consumo , e impedir que los ex-fumadores vuelvan a fumar.

    Las advertencias sanitarias con pictogramas (imágenes) en los paquetes de cigarrillos son costo-efectivas para alertar e informar al público sobre los riesgos del consumo de tabaco, tanto para fumadores como para no fumadores . Brindar una información adecuada sobre los riesgos del consumo de un producto es una obligación que está contemplada en la ley de defensa al consumidor vigente en nuestro país. Estas intervenciones pueden implementarse sin costo alguno para el gobierno.

    Cooperación internacional para el desarrollo de advertencias sanitarias

    En 2008-2009 la Comisión Intergubernamental para el Control del Tabaco del MERCOSUR puso a disposición de los países de América Latina un banco de advertencias sanitarias con pictogramas (www.cictmercosur.org). El primer país en utilizar las nuevas advertencias fue Uruguay, cuyo gobierno aprobó en 2009 la implementación de 6 nuevas advertencias que incluyen 3 de las imágenes elaboradas por la Comisión.

    Click acá para acceder a la resolución 2236/2015 que establece la renovación de las advertencias sanitarias en Argentina 

    Más información:

  • Impuestos al tabaco
    DSC 9959 final JPG - copia 800x531La creación o aumento de un impuesto al consumo de productos del tabaco incrementa el precio de estos productos y desalienta su consumo.

    En Argentina, si aumentara un 33% el precio real de los cigarrillos, el consumo de tabaco se reduciría en 10% y aumentaría la recaudación en $6.139 millones al año y se reducirían los costos sanitarios en $1.200 millones por año.

    Los sectores más vulnerables son quienes sufren las mayores consecuencias sanitarias del tabaquismo. En comparación con los sectores de mayores ingresos, el riesgo de muerte atribuible al tabaco es un 40% mayor en fumadores de los sectores de bajos ingresos. Por este motivo, las políticas tributarias de control de tabaco generan un especial beneficio en niños, niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad, ya que son los jóvenes y en los sectores de menores ingresos los más sensibles al aumento de precios del tabaco.

    El aumento del precio real de los cigarrillos:
    • Contribuye a que las personas que fuman abandonen el consumo
    • Disminuye la iniciación al consumo de los niños, niñas y jóvenes (potenciales fumadores)
    • Reduce la cantidad de cigarrillos que consumen los consumidores actuales
    • Reduce los incentivos para que los exfumadores recaigan en la adicción
    • Disminuye los costos sanitarios por enfermedades atribuibles al tabaco
    • Incrementa los ingresos fiscales

    Dados los importantes beneficios que la política de incremento de impuestos al tabaco representan para la salud pública y para la economía, la comunidad internacional ha reconocido la necesidad de implementar esta medida en el Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT). En este sentido, el artículo 6 del tratado, en conjunto con los principios rectores y recomendaciones consensuados en 2012 durante la quinta Conferencia de las Partes (COP5), establecen que las Partes deben aplicar medidas impositivas dirigidas a la reducción del consumo de tabaco y reconocen que las medidas relacionadas con los precios e impuestos son un medio eficaz para que diversos sectores de la población, en particular los jóvenes y los sectores de menores ingresos, reduzcan el consumo de tabaco.

    Tal es el impacto de esta medida que es considerada como una de las herramientas más poderosas para reducir las enfermedades crónicas no transmisibles, como las cardiovasculares, el cáncer y las enfermedades respiratorias crónicas, entre otras.

  • Investigaciones tabaco