Facebook Twitter Contacto Contacto de Prensa Hacé tu donación
     

Información General

Banner
Banner
Banner

¿Por qué son ineficaces los sistemas de ventilación y las áreas para fumar?

Sistemas de ventilación y aparatos purificadores de aire

La Sociedad Americana de Ingenieros en Refrigeración, Calefacción y Aire Acondicionado (ASHRAE, American Society of Heating, Refrigerating and Air-Conditioning Engineers) reconoce que no existe ningún aparato de ventilación o filtración de aire capaz de eliminar los tóxicos del humo de tabaco en un espacio cerrado. Por tal motivo, la ASHRAE considera que la única manera de proteger efectivamente la salud de las personas en los espacios cerrados es implementar ambientes 100% libre de humo.

  • Si bien los sistemas de ventilación eliminan parte del olor que deja el humo de tabaco, no resuelven el problema de los residuos tóxicos que contiene. Éstos son invisibles e inodoros y permanecen en el ambiente durante más de 15 días.
  • Incluso cuando un espacio para fumadores está separado estructuralmente, los sistemas de ventilación pueden hacer circular los químicos tóxicos hacia los ambientes adyacentes en los que no está permitido fumar.
  • Investigadores en Estados Unidos desarrollaron una propuesta para lograr estándares sobre calidad de aire en los ambientes cerrados, para proteger a las personas de los efectos mortales de la exposición al humo de tabaco. Usando éste modelo los ingenieros concluyeron que para eliminar los tóxicos del humo de tabaco era necesario un sistema que alcanzara la fuerza de un huracán, a un costo de cientos de miles de dólares por año. Obviamente, ésta no sería una opción viable.


Áreas para fumar

Las áreas para fumar, aún con separación estructural, no resuelven el problema de la exposición a humo de tabaco de los trabajadores y trabajadoras que están obligados a desempeñarse en dichos espacios y que, de este modo, quedan expuestos a altas concentraciones de humo de tabaco ajeno, aumentando los riesgos para su salud. Este hecho los deja en una situación de inequidad respecto del resto de la población trabajadora.

El humo de tabaco se difunde rápidamente en el aire. Incluso en los espacios cerrados, el humo de tabaco atraviesa las aberturas contaminando todo el lugar. Investigaciones realizadas en varios países, incluso en Argentina, revelan que las áreas libres de humo se contaminan con las partículas tóxicas de las áreas para fumadores.

En su documento sobre sistemas de ventilación y exposición a humo de tabaco, la ASHARAE declara: “en la actualidad, la única medida efectiva para eliminar el riesgo para la salud que implica la exposición al humo de tabaco es prohibir fumar en espacios cerrados (…) Como la misión de la ASHARAE es actuar en beneficio del público, recomienda la implementación de ambientes 100% libres de humo en todos los espacios cerrados para minimizar la exposición al humo de tabaco ajeno.”


¿Por qué se habla de la ventilación cuando se está discutiendo una ley de espacios libres de humo de tabaco?

Para proteger su rentabilidad, la industria promueve legislación que contemple la utilización de sistemas de ventilación y filtración de aire y la habilitación de sectores para fumar en bares y restaurantes. La industria sabe que estas medidas no disminuyen el consumo de tabaco.

Ninguna de estas opciones es viable para proteger a las personas del daño que provoca la exposición al humo de tabaco. Para proteger a la población de la exposición al humo de tabaco ajeno sólo son eficaces las leyes de ambientes 100% libres de humos que se aplican a todos los espacios cerrados de acceso público y lugares de trabajo, sin excepciones. Estas leyes, además, reducen considerablemente el consumo de tabaco y la iniciación en los jóvenes.

Más